El año pasado pensamos que la primera edición de Irudika iba a ser insuperable.

Creímos que la magia se debía al factor sorpresa, a esa sensación de ser conejillos de indias en una aventura hecha con el corazón.
Éste ha sido un año en el que nos lanzamos a crecer sin pensar en la dimensión que iba a alcanzar el encuentro, un barco de remo que se convierte en galeón y va camino de crucero.
Queríamos explorar el mundo, y pensamos en los lugares donde más libros juntos habíamos visto. Allí donde aprendimos tiempo atrás, algo hecho por personas como nosotras que este año hemos podido conocer. Hicimos un mapa del tesoro, un programa lleno de mentores, personas apasionadas y lo más importante, que trabajan de manera ética sin pasar por encima de nadie.

No hay nada más bonito que ver cómo personas admiradas se abrazan al reencontrarse. Y la sensación de cuando llega el último de los ponentes y piensas “ya estamos todas” y te giras y ves la que hemos vuelto a liar.
Ha sido precioso ver también cómo este año ilustradores e ilustradoras que no se habían lanzado a las citas pro la otra edición, esta vez traían preparados sus portafolios, y cómo volvían a estar pendientes de si podían echarnos un cable al equipo.
Y mi equipo, no puedo decir más que gracias. Que tengo la inmensa suerte de estar acompañada por un equipo que construye y apoya con confianza ciega. Gracias a Aitor de Hopper Ink, por su paciencia y amor.
A mi querido Guille que pasa de la comunicación, a ser el señor de las respuestas y el técnico de luces y sonido también, Helena que vino a salvarnos la vida con su sonrisa, Kike que tiene el corazón del tamaño del aeropuerto de loiu, Mentxu que con su calma ha estado ahí cada vez que ha hecho falta dando templanza y apoyo. Ruth y su emoción, su risa contagiosa y su eficacia, Esti, que sin ella no habría mesa, ni silla, ni patas.

Pero claro, no todo ha sido jauja. Si tuviésemos dinero compraríamos un micrófono de esos que se esconden en la mesa cuando se acaba el tiempo.
No me gusta sabiendo lo que me ha costado traer a estas personas tan maravillosas, ser precisamente yo quien les corte el discurso. Pero es lo que hay.
Así que me disculpo, por esos momentos del foco loco avisador del fin del mundo.
Quiero dar las gracias con esto también a Nuria y María por prestarnos portátiles, a Ricardo, compañero de viaje y emociones, por deleitarnos con su arte culinario y salvarnos. Gracias a David, el transportista que nos hizo la mudanza a Ruth y a mí, y siendo tan bueno se ha quedado para siempre. Gracias a Jon de Astobiza, Alex de Café Baqué, Felix Solís, al equipo de Sonort, a Santiago de Heineken, al manantial de Alzola, a Pablo de Cube, y a Ramón, Diego y MariFran de Artium, a los técnicos, seguridad, etc., con los cuales de nuevo nos hemos sentido en casa. También a quien desde las instituciones han defendido nuestro proyecto: Aitziber, Marta y Joxean de Gobierno Vasco, Nerea, Juncal y Teresa desde el ayuntamiento de Vitoria, Igone, Enrique y Azucena desde Diputación Foral de Araba, a Pili Muñoz de la Maison des Auteurs d’Angoulême, Juan de Bilbaoarte, Ainhoa de Acción Cultural de España y con un gran abrazo a Josune de Fundación Vital, quien ha hecho posible la existencia de Sectores Paralelos.
Mucha gente nos ha ayudado, y quienes no, habrán visto cómo lo hemos seguido intentando hasta conseguirlo. Y lo hemos conseguido. Aunque esto no ha hecho más que empezar. 🙂

Gracias a nuestro jurado de certámenes, a Bego y Vicente de Media Vaca, que nos llevan de la mano desde la primera edición y esperamos nunca soltarla, seguimos escuchando sus consejos aún cuando tenemos sueño sin preocuparnos en el madrugón del sía siguiente. Nos cuidan, y nos hacen sentir cuidadas/os, que es algo precioso viniendo de los que tal vez sean los mejores editores del país. También gracias a Anuska, que nos dedicó su tiempo para seleccionar a la diseñadora vencedora y nos regaló bailes como el año pasado, siempre con una sonrisa y palabras de ánimo que leo desde el corazón.
Sergio Lara nos enseñó un campo desconocido y fue profesional a la vez que uno de los más grandes portadores de humor de las jornadas, y qué voy a decir de Raisa y Fernando quienes nos conquistaron ya por Mayo con su arte, dieron imagen a este Irudika, aprovecharon las residencias artísticas al máximo y han pasado el relevo a los siguientes con muchísimo cariño.
Hemos aprendido y hecho aprender de todos/as las ponentes a las que mando este inmenso gracias:
Peggy, un ejemplo para mí, de fuerza y dedicación y de cómo una sola persona con una buena idea y actitud puede ganarse el respeto de la profesión a nivel mundial.

Gabriel, mi primer profesor, cuando aún en la carrera, y curiosamente trabajando en Artium como becaria me decidí a viajar a un pueblo diminuto llamado Martina Franca y asistir a un curso suyo. Él me impulsó a hacer libros y me enseñó a no contentarme con la primera imagen que salía de mi mano sino a dar oportunidad a las siguientes. También me enseñó a ver esculturas en los árboles y a usar la metáfora.

Anna también fue profesora mía en ese mismo viaje. El primer día fui una mala alumna, me había caído por las escaleras y sólo era capaz de dibujarme dentro de nubarrones. Ella me enseñó sobre los mil tipos de estilos y de modos de narrar.

Iban y Leire son hallazgos personales tras haber comenzado a dirigir la asociación y es maravilloso ver que en casa estamos rodeados/as de tanto talento.

Pello nos ha dado una lección de lo que está pasando aquí y ahora y también le estoy tremendamente agradecida.

A Marifé por habernos invitado a formar parte de Frankfurt y gracias a quien hemos llevado una ventana del arte de publicar desde la calle, el fanzine y libro emergente e independiente vasco, también a ella por su buen hacer y su amabilidad.

A Monika por haber seguido en contacto conmigo después de las mil veces que he intentado traer a Wolf Erlbruch a los Cursos Bonitos por conquistarme por su eficiencia y por ser tan sonriente siempre.

A Katrin por su autenticidad, por su obra tan desde dentro, por ser tan encantadora, tímida, salvaje y pura, como todo lo que hace.

Rubén por haber sido la mano que me ha acercado Latinoamérica, por enseñarme a tratar a los profesionales sintiéndome yo mimada por la Fil, por su sonrisa y su gusto y sensibilidad.

Agradezco también a Arianna por su pasión y su fuerza y su manera de ver el mundo desde los ojos de los más pequeños.

También gracias a Elena, mi gran descubrimiento de este año, una persona generosa, dulce y con carácter, las tres claves para regalar al mundo todo lo que ella sabe. Ha sido un verdadero placer que nos acompañase y aconsejase con esa sonrisa educada que le cerraba los ojos a forma de luna.

No puedo dejar de nombrar a nuestros equipos de sectores paralelos: Ivan siempre ayudándonos, Pedro con su fuerza y carácter, Fernando con su sinceridad de editor humilde pero exitoso, a Ane por ser como es, una fuente de cariño y talento, a Arturo por su pasión por lo que hace, a Juanma por ser tan generoso y regalarnos sus sonidos, a Christina por enseñarnos cómo se crea la música desde el corazón y el recuerdo, a Eider siempre tan profesional, a Susana siempre tan delicada y fuerte en su discurso y obra, a Anna por su manera de ser, directa y amable, a Jon por abrirnos su vida y darnos un toque de realidad, por hacer que le admiremos aún más. A Ángel por sentarse a hablar incluso en contra de lo que le marcaba el señor marketing y regalarnos su voz y su música, a Txema por hacerlo posible, y por darme gestos de “todo bien” cuando me veía en apuros. También gracias a Pájaro Uno, Pájaro Dos, por regalarnos una atmósfera bonita.

A mis queridas revistas que nos han acompañado hasta el final, Lamono, Antonella y Eva, tan cariñosas y sinceras, a Fermín por ayudarme a recoger ponentes en el aeropuerto, por los mensajes de apoyo mientras las conferencias, y por último a Ana y a Victor, que nos han regalado un montón de sonrisas, buenas frases y momentos. Y cómo no, a Coqò djette, a Daniela de mi alma, amiga de Florencia y la mejor dj del planeta.
También a Garabat, Pumpk, Guillotina, Dibujatolrato, Ilustrapados en Araba, Colectivo Cerdas y BALA por sus manifiestos y por tejer con cuidado la red de ilustración vasca.

Gracias también por el último baile.
Ahora llega lo más importante, reflexionar sobre cada imagen y cada palabra.
Gracias a todos y todas por formar parte de esta gran familia. De veras no sabéis con qué sonrisa nos despertamos el lunes Ruth y yo en la casa del río, y el abrazo tan grande que nos dimos recordándoos.

G R A C I A S.

Elísabeth Pérez Fernández.
directora de Irudika y presi de Euskal Irudigileak.

Y alguien me ha pedido que os haga llegar esto:

CARTA DE ELENA PASOLI A TODOS/AS LOS Y LAS PARTICIPANTES DE IRUDIKA 2018

Queridísimos/as organizadores/as y participantes de Irudika, quiero daros las gracias de corazón por las maravillosas jornadas que me habéis regalado.
Primero de todo gracias por el placer de haberos visto y hablado con muchos/as de vosotros/as, entender vuestras ideas, observar vuestro trabajo, poder con gusto dirijiros hacia las elecciones que me parecen las mejores. Pero sobre todo gracias de verdad por todas las cosas que he aprendido participando en estas jornadas, no podéis imaginar cuánto crecimiento profesional yo siento que he adquirido al estar con vosotros/as.
Ha sido maravilloso encontraros con los y las amigos/as más buenos y queridos de “mi feria”: Media Vaca con Vicente y Begoña, los primeros, que desde hace tantos años representan una de las “luces” más brillantes de la feria de Bologna, con los premios que han ganado y con las maravillas editoriales que presentan cada año. Y después Peggy de Petra y Arianna de A Buen Paso, que con su trabajo hacen e Bologna cada año um territorio de descubrimientos. Y también Anna Castagnoli, uno de los mitos de “mi feria”, por sus libros y por la alegría y la capacidad de compartir sus pasiones. Anna, que representa para todos/as los y las amigos/as de Bologna un faro y una guía de entre las más preciadas.
¡Y qué alegría encontrarme allí con los queridísimos/as amigos/as de Guadalajara y Frankfurt, Rubén y Marifé, compañeros/as de aventura desde hace tantos y tan bellos tiempos!
Y por terminar… ¡los y las ILUSTRADORES e ILUSTRADORAS! Aquellos/as que han pasado ya por Bologna y aquéllos/as que espero con los brazos abiertos.
Katrin, Gabriel, Iban…¡fantasticos/as!
Gracias, amigos/as mios y mías todas, estos días permanecerán por siempre entre mis mejores recuerdos de toda mi carrera.

Elena

Carrissimi organizzatori e partecipanti di Irudika,
voglio ringraziarvi di cuore per le meravigliose giornate che mi avete regalato. Innanzi tutto grazie per il piacere che mi ha dato vedervi e parlare con molti di voi, capire le vostre idee, vedere il vostro lavoro, potervi con gioia indirizzare alle scelte che mi sembrano le migliori. Ma soprattutto grazie davvero per tutte le cose che ho imparato partecipando a queste giornate, non potete immaginare quanta crescita professionale io senta di avere fatto stando con voi. È stato meraviglioso incontrarvi con gli amici più cari e più bravi della “mia fiera”: Media Vaca con Vicente e Begoña, prima di tutti, che da tanti anni rappresentano una delle ‘luci’ più brillanti della fiera di Bologna, con i premi che hanno vinto e con le meraviglie editoriali che presentano ogni anno. E poi Peggy di Petra e Arianna di A buen paso, che con il loro lavoro rendono ogni anno Bologna un territorio di scoperta. E poi ancora Anna Castagnoli, uno dei miti della ‘mia’ fiera, per i suoi libri e per la gioia e la capacità di condividere le sue passioni. Anna, che rappresenta per tutti gli amici di Bologna un faro e una guida tra le più preziose.
E che gioia trovarmi lì con i carissimi amici di Guadalajara e Francoforte, Ruben e Marife, compagni di avventura da tanto e bellissimo tempo!
E infine…gli ILLUSTRATORI! Quelli già passati da Bologna e quelli che aspetto a braccia aperta. Katrin, Gabriel, Iban…fantastici!
Grazie, amici miei tutti, questi giorni rimarranno per sempre tra i ricordi migliori di tutta la mia carriera.